Función del sistema nervioso periférico: ¿Qué hace?

El sistema nervioso periférico es una parte vital del sistema nervioso humano que se extiende desde el cerebro y la médula espinal hacia el resto del cuerpo.

Su función principal es conectar el sistema nervioso central con los órganos, músculos y tejidos del cuerpo, permitiendo el control y la coordinación de las actividades corporales.

El sistema nervioso periférico se divide en dos partes: el sistema nervioso autónomo y el sistema nervioso somático. El primero controla las funciones involuntarias, mientras que el segundo controla las funciones voluntarias.

En este artículo, exploraremos en detalle la función del sistema nervioso periférico y su importancia para el correcto funcionamiento del cuerpo humano.

Transmitir información al cerebro y órganos

El sistema nervioso periférico (SNP) es el encargado de transmitir información desde los órganos y tejidos al cerebro y viceversa. Esta comunicación se realiza a través de dos tipos de nervios: los nervios sensitivos y los nervios motores.

Los nervios sensitivos son los encargados de llevar la información desde los órganos y tejidos hacia el cerebro. Estos nervios están formados por células sensoriales que se encuentran en la piel, músculos y otros órganos sensoriales. Cuando estas células son estimuladas, generan impulsos eléctricos que viajan a través de los nervios hasta el cerebro, donde se procesa la información.

Los nervios motores, por otro lado, son los encargados de llevar información del cerebro a los músculos y otros órganos. Estos nervios están formados por células motoras que están conectadas a los músculos y son responsables de la contracción y el movimiento muscular.

A través de estos nervios, el sistema nervioso periférico puede enviar información al cerebro sobre el estado de los órganos y tejidos del cuerpo, permitiendo al cerebro tomar decisiones y enviar órdenes motoras para ajustar la actividad de los órganos y tejidos. Por ejemplo, cuando tocamos una superficie caliente, los nervios sensitivos envían una señal al cerebro, que la procesa y envía una señal a los músculos para retirar la mano.

Controlar movimiento y sensaciones del cuerpo

El sistema nervioso periférico tiene una función clave en el control del movimiento y las sensaciones del cuerpo. A través de sus ramas nerviosas, llamadas nervios periféricos, el sistema nervioso periférico transmite información sensorial desde los órganos y tejidos del cuerpo hacia el sistema nervioso central, y envía señales motoras desde el cerebro y la médula espinal hacia los músculos y glándulas.

El control del movimiento es posible gracias a la interacción entre el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico. El cerebro envía señales motoras a través de los nervios periféricos para controlar la contracción muscular, lo que permite el movimiento voluntario del cuerpo. Esto implica una conexión compleja entre el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos, y cualquier daño en cualquiera de estas áreas puede afectar la capacidad de movimiento.

Por otro lado, el sistema nervioso periférico también es responsable de transmitir sensaciones desde el cuerpo hacia el cerebro. Esto incluye la sensación de dolor, temperatura, presión y tacto. Los nervios periféricos envían señales sensoriales desde los receptores sensoriales en la piel, los músculos y los órganos internos del cuerpo, hacia el sistema nervioso central. De esta manera, el cerebro recibe información sobre el entorno y el estado del cuerpo, lo que permite una respuesta adecuada.

Coordinar respuestas ante estímulos externos

El sistema nervioso periférico tiene la función de coordinar respuestas ante estímulos externos. Esto quiere decir que es el encargado de recibir información sensorial del entorno y enviarla al cerebro para su procesamiento y respuesta.

La coordinación de respuestas ante estímulos externos se realiza gracias a dos tipos de neuronas: las neuronas sensoriales, encargadas de recibir la información sensorial del entorno y enviarla al sistema nervioso central; y las neuronas motoras, que reciben las órdenes del sistema nervioso central y las llevan a cabo en los músculos y glándulas del cuerpo.

Además, el sistema nervioso periférico está dividido en dos ramas principales: el sistema nervioso somático y el sistema nervioso autónomo. El sistema nervioso somático es el encargado de controlar las acciones voluntarias del cuerpo, como el movimiento de los músculos esqueléticos. En cambio, el sistema nervioso autónomo controla las acciones involuntarias, como la regulación del ritmo cardíaco y la respiración.

En pocas palabras, el sistema nervioso periférico es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Gracias a él, podemos realizar todas las actividades diarias, desde caminar hasta respirar. Es importante cuidarlo y prestar atención a las señales que nos envía para evitar posibles enfermedades o lesiones. Esperamos que este artículo haya sido de utilidad para comprender mejor la función del sistema nervioso periférico. ¡Hasta la próxima lectura!

Deja un comentario